Revolución Mexicana: Mitos y Realidades

MITO 1: La revolución fue un levantamiento del pueblo unido contra Porfirio Díaz en busca de justicia social

Realidad:

  1. El pueblo nunca se levantó en armas contra Díaz.
  2. Díaz renunció en 1911 y la guerra siguió por lo menos diez años más, lo que evidencia que Díaz no fue causa de la guerra.
  3. La revolución la pelearon diversas facciones militares cuyo único objetivo era tomar el poder, nunca tuvieron otro proyecto
  4. La mayor parte del pueblo le tenía miedo a cualquiera de las tropas revolucionarias.
  5. Por si alguien no lo ha notado…, seguimos sin justicia social, lo que cuestiona bastante a esa llamada revolución.

 MITO 2: La revolución comenzó el 20 de noviembre de 1910.

Realidad:

  1. Si bien Francisco Madero convocó a un levantamiento armado contra el gobierno de Porfirio Díaz, el 20 de noviembre a partir de las 6 de la tarde, la verdad es que nada ocurrió ese día, y el gobierno y el país siguieron su rumbo como cualquier otro día.
  2. Ciertamente la convocatoria lentamente fue escuchada, y a inicios de 1911 ya había una serie de levantamientos que pretendían reconocer el Plan de San Luis proclamado por Madero, pero no había ningún movimiento unido.
  3. La revolución personal de Emiliano Zapata, en el sur del país, había comenzado antes de 1910, por problemas específicos de Zapata por la propiedad de tierras en el pueblo del que era presidente municipal; Anenecuilco, pero jamás hubo en Zapata un proyecto nacional. Reconoció a Madero en un principio para ver si obtenía de él lo que no obtuvo de Díaz.
  4. Porfirio Díaz renuncio institucionalmente ante el Congreso el 31 de mayo de 1910, y también de forma institucional tomó el poder de forma provisional Francisco León de la Barra.
  5. En elecciones convocadas por el Congreso ganó la presidencia Francisco Madero, que compitio contra Bernardo Reyes y tomó el poder en noviembre de 1911…, hasta ese momento no ha ocurrido nada que pueda catalogarse como revolución.

 MITO 3: La revolución tenía como proyecto acabar con la dictadura de Porfirio Díaz.

Realidad:

  1. Madero se había propuesto que Díaz se mantuviera un periodo más en la presidencia con él como vicepresidente, cuando esta propuesta no prosperó fue cuando comenzó a oponerse a Díaz.
  2. Porfirio Díaz renunció el a la presidencia el 31 de mayo de 1911, y sin embargo la guerra se prolongó veinte años más, lo cual deja claro que quitar a Díaz del poder no era el objetivo, ya que de ser así, todo habría terminado el día de su renuncia.
  3. El siglo XIX dejó claro que los mexicanos siempre estuvieron dispuestos a pelear y matarse por el poder, más allá de proyectos. En 1911, desaparecido el puño de hierro de Díaz, los pleitos por tomar el poder regresaron y las matanzas y asesinatos fueron nuevamente la forma común de llegar a la presidencia.

 MITO 4: México tuvo la primera revolución social del siglo XX

Realidad:

  1. Ni primera ni segunda ni última, México no tuvo una revolución social. El pueblo no se levantó en armas contra Díaz, la mayor parte del conflicto fue entre elites militares.
  2. El primero en convocar a un levantamiento y tomar el poder fue Madero, un aristócrata hacendado; fue derrocado (y asesinado) por un militar porfirista, Victoriano Huerta, que fue derrotado por otro porfirista aristócrata, Venustiano Carranza, quien finalmente fue asesinado y sustituido por otro rico terrateniente, descendiente de nobles; Álvaro Obregón. En ningún momento hubo una verdadera participación popular.
  3. Las pruebas son contundentes, si en un país hubo una revolución social y tiene más de 50 millones de pobres; es claro que, o la revolución fue un fracaso, o la revolución social es un mito.

 MITO 5: Claro que la revolución fue social y popular, ahí están Emiliano Zapata y Pancho Villa.

Realidad:

  1. Zapata tenía su propia revolución desde antes que Madero, y fue de hecho el primero en desconocer a Madero tras su triunfo, nunca fue parte de la misma revolución.
  2. En 1910 Villa era un bandolero, salteador de caminos y buscado por 4 asesinatos, que se unió a Madero para tratar de borrar ese pasado.
  3. Zapata no tenía un proyecto agrarista para México, tenía un plan mucho más simple, que le dieran tierras al pueblo de Anenecuilco, lo cual está muy lejos de ser un proyecto nacional. En el propio Plan de Iguala nunca dijo que la tierra fuera del que la trabaja, sino que se entregaran títulos de propiedad a quienes, como él, tuvieran documentos, aunque fueran virreinales, que certificaran la propiedad de la tierra.
  4. El verdadero autor intelectual del zapatismo, incluyendo el Plan de Ayala, fue el profesor Otilio Montaño, mandado asesinar por el propio Zapata cuando dejó de estar de acuerdo con todas las ideas del “Caudillo del Sur".
  5. Tras la muerte de Madero, Pancho Villa siguió luchando por vengar a su amigo, pero sin ningún proyecto nacional social, y después se mantuvo en armas porque tenía un contrato con una empresa cinematográfica norteamericana.
  6. Lo más importante; ni Zapata ni Villa ganaron la revolución; el primero fue asesinado por órdenes de Carranza en 1919 y el segundo por órdenes de Obregón en 1923.

 MITO 6: En México hubo una revolución, ésta modernizó al país y lo dotó de instituciones.

Realidad:

  1. Una revolución significa un cambio radical contra el pasado inmediato; eso en México no sucedió; Madero no cambió el sistema económico y político del Porfiriato, tampoco Huerta, ni Carranza, ni Obregón.
  2. De hecho, el México de después de la llamada revolución no es esencialmente distinto al de antes.
  3. En efecto, México construyó instituciones tras la llamada revolución, pero siempre dependió del caudillo, ahora elevado a presidente; y en el siglo XXI se puede ver como los caudillos aún hacen tambalear las instituciones, a las que pueden mandar al diablo sin problema alguno.
  4. Cárdenas construyó un sistema social corporativista que es igual al que ya existía en el virreinato, lo cual bajo ninguna circunstancia puede considerarse modernidad.
  5. La revolución mexicana fue una construcción histórico-social desarrollada en el cardenismo y plasmada en el muralismo, movimiento apoyado por el gobierno.

Comentarios